Amigos Navegantes:

viernes, 18 de septiembre de 2009

ABUSO A NAVEGANTES


ABUSO A NAVEGANTES:

(Pincha en la imagen para ampliarla)



Salud, amigos navegantes,
Bienvenidos, marineros perdidos,
marineros pescados y enredados,
bienllegados a esta cala escondida
en no sé qué orilla ignota del proceloso
océano de la blogosfera poética.


Bienvenidos a este islote flotante
adonde me arrojaron las mareas
robinsón de la nave corsaria del desprecio
y donde vago orate y en harapos,
odre de yodo y mareado por el sol y las rompientes;
bien vengáis a esta aldea puntual donde subsisto a duras venas

cultivando mi huerto primitivo
con el agua lloviza que recojo en el sombrero.

Bienvenidos a este puerto,
sin burdel y sin mercado de esclavos,
donde os brindo, espero, algo de buena sombra,
unos bocados de frutas desusadas

algún sorbo de anís de Rute naufragado,
calor de hoguera y brisa de montaña...
Pero no quiero engañaros, a decir verdad,
me hace dudar mi insolación de sol y soledad
de que este mío no sea un puerto imposible,

como imposible es nivelar fosas y cimas
sin grandes terremotos que mejor no vengan;
y éste sería un puerto marinero de montaña
de un litoral adentrado Tajo arriba,

allá en la serranía de una ciudad encantada por la piedra...
(No me hagáis caso,
no echéis cuentas de mi desvarío
pues si acierto con mi nombre

de José que es Dios acrecentando,
todavía me sigue intrigando y me confunde
la hermética causalidad de mis dos apellidos,
así que mejor dejemos ese punto...)



Sabed empero sin engaño
que arribasteis a este puerto
(dejemos a un lado si marino o si serrano)
llamados por el fuego de mis naves,
por las llamas de mis versos incendiados
que alimentan el fanal discreto que os atrajo...


Atracad vuestro barco sin cuidado,
que por ser vosotros no os cobraré el amarre,
atracaros de versos, más no me atraquéis,
por más viejos lobos que seáis,
no me seáis piratas ni caníbales, sed limpios;
podéis tomar mis versos y sembrarlos

en otras tierras, en otras manos, en otras borracheras,
mas no os los llevéis ni entreguéis sin mi nombre ni mi gracia,
pues sólo me cumple la íntima y eremita vanagloria
de que este puerto, este mar y esta montaña
sigan creciendo como Dios conmigo.

No me deis las gracias pues no las merece...
Al fin y al cabo, acabaré de confesarlo,
este saludo de visos delirantes

no es más que un viejo mensaje embotellado
flotando a la deriva en busca de vuestro auxilio.
José Pueřto Cuenca
(Viejo vate novato, esperador de estrellas)



Nacimiento del Río Tajo en los Montes Universales.
(El río nace en realidad en provincia de Teruel, pero muy cerca de la Serranía de Cuenca.
La foto fue tomada en agosto de 2009 y, como no, el cauce estaba seco)

Ciudad Encantada de Cuenca




No hay comentarios:

Publicar un comentario