Amigos Navegantes:

jueves, 26 de julio de 2012

TE QUIERO COMO AGUA ETERNA

El verano está en su máximo apogeo. El calor,  la luz cegadora, la sequía a veces no sólo climatológica sino también creativa,... La tierra tiene sed, yo tengo sed, ando un tanto agostado últimamente y probablemente tú también, lector. Reproduzco y derramo aquí, tal cual lo  publiqué recientemente en el blog de "POETAS ANDALUCES DE AHORA" un poema de agua, deseando que te refresque.


TE QUIERO COMO AGUA ETERNA
(A María Luisa)


Con ojos de río
vengo hasta tu tierra,
con anchos fanales lucientes de agua,
con cuencas de fuente que no se contiene,
con las niñas vencidas en el derrame gozoso
del candor de las lágrimas,
con ojos de río, con dientes de nube
y lengua de tormenta,
borrasca escondida esperando su dicha,
buscando su calma, su descarga eléctrica,
con boca en abismo y oleaje encrespado,
vengo a derramarme,
vengo a desamarme ,
vengo a fecundarte, vengo
desarmar mi alma para amarte.


Quiero mojar tus bancales sedientos,
empapar tu entraña de deseo sin medida
la gleba abrasada, las eras ansiosas,
trazar en tu vientre surcos apretados
plantar las simientes morenas, doradas
y verdes y rojas y malvas y púrpuras,
quisiera que el agua
te inunde las grutas del cuerpo y del alma;
quisiera que un agua cargada de dicha,
repleta de brillos, peces y consuelos,
suba hasta tus ojos, se aloje en tu frente,
que un agua sin peso te llene por dentro,
que una claridad, aspergida en raudales,
aclare tu tierra, traspase tu carne,
te labre y desvele y abra tus semillas
que salgan a flote tus dones ocultos,
tus joyas durmientes, tus hondos tesoros...


Que el agua, quisiera, reavive tu sueño
y sosiegue tu hoguera, quisiera nacer
tímido a la sombra fiel de tu garganta,
lanzarme en tu pecho cual loco torrente,
correr por tu falda como un río niño
llegar a tus plantas cargado de barcos
cargado de puentes, cargado de pueblos
y al par de morir, fundirme contigo
en la playa eterna que baila y que vuelve
rebosada en soles y en brillos salados;
fundirme contigo en el mar usurero
que roba las sales, las tierras, los ojos
y roba las redes y roba los barcos;
y esconde en sus grutas las miradas tristes;
y esconde madejas de miedos eternos
y huesos de ríos que un día corrieron
de vino y de sangre, de lava y de fuego...


Quisiera robarles contigo a los mares
el vértigo de los acantilados,
los feroces miedos negros abisales,
las galernas, los naufragios,
las fauces abiertas de los monstruos
y los colmillos de la noche marina;
quisiera tenderlos al sol de canícula
para que se sequen y que se consuman.

Quiero que seamos ladrones del tiempo,
piratas del sino insondable y helado.
Quiero que seamos vapor y tormenta,
lluvia calabobos, nube de aguacero,
manantial y cañoacequia y arroyo,
río y estuario, quiero mar y océano
sin pozos ni cuevas, sin noche ni piélago,
quiero que seamos bandada de pájaros
diáfanos con alas azules de agua,
quiero que seamos un río infinito
de aves de cristales, te quiero y nos quiero
como rueda incansable y eterna de agua.







10 comentarios:

  1. Hola José amigo-poeta, me gusta tu puerto de poesía de versos de agua eterna, escritos con el corazón y el alma de poeta...
    El amor es como al agua viva, da vida...
    Un abrazo de MA y feliz día.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar
  2. Qué maravilla. No puedo añadir nada a tanta perfección. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches José.
    Bellísimo Poema.
    Mi más sincera enhorabuena desde la tierra de las flores, Valencia.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mª Angeles, siempre tan amable y positiva, por asomarte a mi casa. A ver si hago tiempo y echo unos ratitos en la tuya, que ando pillado pillado y parece que no estuviera de vacaciones.

    Susana, gracias por tu buena mirada, llena de perfección... Me alegro de verte por aquí.

    Montse, tu tierra sí que es bella, estuve el año pasado en Semana Santa y me encantó el mercado central, me traje planta de tomate y otras cosas que luego estuvieron buenísmas... Flores no traje, tengo pendiente ir alguna vez por fallas.

    Un abrazo grande a vosotras tres, flores que me alegráis el día

    ResponderEliminar
  5. Hola José, me ha encantado tu poema, lleno de sensualidad y amor. Cuánto ayudan las bellas letras para decir al mundo sentimientos y estados del alma tan bellos.
    Con ternura te dejo un beso
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  6. Manuel, compañero, gracias por pasarte por aquí. Celebro qu8e te guste.

    ResponderEliminar
  7. Magnifico poema, realmente es un placer llegar a leerte, te felicito
    Un abrazo
    Stella

    ResponderEliminar
  8. Un grito raudo que corre por tu sangre y estalla y se glorifica a través de la simbología de la madre natura...poema de eternidad...de fuerzac y pasión.
    Un lujazo de poema...me encantó.
    un abrazo José

    ResponderEliminar
  9. Stella, Ceciely, celebro que os guste... Es que somos agua, cambiante y antojadiza, a veces huidiza, pero eterna. Gracias por visitarme

    ResponderEliminar