Amigos Navegantes:

martes, 22 de marzo de 2011

MI VERSIÓN DEL "IF" DE KIPLING

Es bien sabido que traducir un poema es hacerlo trizas, que nunca se puede traspasar de una lengua a otra a la vez el fondo y la forma con los mismos matices semánticos y a la vez métricos, rítmicos y sonoros que el poeta logró fundir en un molde único e irrepetible en la suya materna.

Sin embargo, hoy quiero compartir este poema que se me quedó grabado allá por mis doce o trece años tras leerlo en la revista estudiantil del Instituto "Marqués de Comares" de Lucena, donde cursé el bachillerato (antiguo, de siete años), y que se llamaba "Antorcha". Descubrí entonces el poema, a lo largo de mi vida ha ido reapareciéndoseme en distintos momentos y a pesar de todo, creo que todavía no he acabado de leerlo.

La versión que yo conocí primero fue la que sigue a continuación, que circuló en España por aquellos años 60 y 70 a los que me refiero y de la que desconozco el autor así como la datación:

DESIDERATA

Si guardas en tu puesto la cabeza tranquila,
cuando todo a tu lado es cabeza perdida.
Si tienes en ti mismo una fe que te niegan
y no desprecias nunca las dudas que ellos tengan.
Si esperas en tu puesto, sin fatiga en la espera.
Si engañado, no engañas.
Si no buscas más odio, que el odio que te tengan.
Si eres bueno, y no finges ser mejor de lo que eres.
Si al hablar no exageras, lo que sabes y quieres.

Si sueñas y los sueños no te hacen su esclavo.
Si piensas y rechazas lo que piensas en vano.
Si alcanzas el triunfo ó llega tu derrota,
y a los dos impostores les tratas de igual forma.
Si logras que se sepa la verdad que has hablado,
a pesar del sofisma del Orbe encanallado.
Si vuelves al comienzo de la obra perdida,
aunque esta obra sea la de toda tu vida.
Si arriesgas de un golpe y lleno de alegría,
tus ganancias de siempre a la suerte de un día,
y pierdes, y te lanzas de nuevo a la pelea,
sin decir nada a nadie lo que eres, ni lo que eras.
Si logras que los nervios y el corazón te asistan,
aún después de su fuga, en tu cuerpo en fatiga,
y se agarren contigo, cuando no quede nada,
porque tú lo deseas, lo quieres y mandas.
Si hablas con el pueblo, y guardas la virtud.
Si marchas junto a Reyes, con tu paso y tu luz.
Si nadie que te hiera, llega a hacerte la herida.
Si todos te reclaman, y ninguno te precisa.
Si llenas el minuto inolvidable y cierto,
de sesenta segundos, que te llevan al cielo.


TODO lo de esta Tierra será de tu dominio,
Y mucho más aún...
¡Serás un HOMBRE, hijo mío!

 Con el tiempo y una caña aprendí Inglés al punto de que ahora me gano la vida enseñándolo; y cuando pude leerlo por primera vez en su original, comprendí que ésta era una versión muy hermosa en sonoridad y evocación idealista, pero  con un sentido forzado hacia una moralina celestial  un tanto exagerada y del gusto de la época, pero distanciada en buena parte del sentido exacto del original, a saber:

IF

If you can keep your head when all about you
Are losing theirs and blaming it on you,
If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;
If you can wait and not be tired by waiting,
Or being lied about, don't deal in lies,
Or being hated, don't give way to hating,
And yet don't look too good, nor talk too wise.

If you can dream - and not make dreams your master;
If you can think - and not make thoughts your aim;
If you can meet with Triumph and Disaster
And treat those two impostors just the same;
If you can bear to hear the truth you've spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to, broken,
And stoop and build 'em up with worn-out tools.

If you can make one heap of all your winnings
And risk it on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breathe a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: 'Hold on!'

If you can talk with crowds and keep your virtue,
' Or walk with Kings - nor lose the common touch,
if neither foes nor loving friends can hurt you,
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds' worth of distance run,
Yours is the Earth and everything that's in it,
And - which is more - you'll be a Man, my son!


Rudyard Kipling (1.865-1.936)


En días pasados, se me apareció otra vez el poema y descubrí que habrá más de cien versiones, algunas infumables, que aparecen recogidas en el siguiente blog:
Me picó el gusanillo y ahondando en mi relación afectiva con Kipling a través de este poema, me propuse escribir mi propia versión a partir de esa inicial de mi infancia, teniendo en cuenta las demás, algunas demasiado prosaicas y entrecortadas rítmicamente, con la rima perdida, algunas cualquier cosa menos poesía... No es ningún mérito porque he cogido un ladrillo de aquí, otro de allá, hay muy poco original, pero esta versión que me salió y que dejo a vuestro veredicto, me ha dejado más satisfecho, como digo semántica y formalmente a la vez porque he intentado ser lo más escrupulosamente fiel al sentido original y a la vez mantener el metro, la rima y la sonoridad en la medida de lo posible. Así que ésta es mi versión:

SI

Si guardas tu cabeza cuando todos la suya
han perdido y afirman que tú tienes la culpa.
Si tienes en ti mismo una fe que te niegan
y no desprecias nunca las dudas que ellos tengan.
Si esperas en tu puesto, sin fatiga en la espera;
si te acosa el engaño y no traficas mentiras.
Si eres blanco del odio y al odio no das paso
y no alardeas de sabio ni aparentas ser santo.

Si sueñas y no haces de los sueños tu dueño;
si piensas sin que sea tu meta el pensamiento.
Si te encuentras el Triunfo, si encaras la Derrota
y a los dos impostores los tratas de igual forma.
Si aguantas escuchar la Verdad que has hablado
retorcida por pícaros para trampa de incautos,
o enfrentas la ruina de la obra de tu vida
y  a armarla con tus armas gastadas te humillas.

Si haces un montón con todas tus ganancias
y arriesgas una baza a una sola carta
y pierdes y regresas de nuevo a tus comienzos
sin lanzar un lamento por todo lo que fueron.
Si fuerzas a tus nervios, tu corazón, tus tendones,
a asistirte en un trance, a que no te abandonen
y se agarren contigo cuando ya no te quede   
más que la voluntad de mandarles que aprieten.

Si hablas con el pueblo y guardas tu virtud.
o junto a Reyes marchas con sentido común.
Si enemigos ni amigos pueden hacerte herida.
Si todos te reclaman y nadie te precisa.
Si llenas el minuto inexorable y válido
con sesenta segundos de largo recorrido,   
todo lo de esta Tierra será de tu dominio,
y mucho más aún: serás hombre, hijo mío.


Ésta es la mejor página sobre Kipling que conozco en Inglés:

http://www.kipling.org.uk/kip_fra.htm
En español, lo más completo que he encontrado está en la Wikipedia:

http://es.wikipedia.org/wiki/Rudyard_Kipling
Confieso que he leído muy poco de este enorme poeta.
.

3 comentarios:

  1. Hola José:
    Confieso que, salvo algunos vocablos, poco sé de inglés... Así es que he leído la primera versión y la tuya del magnífico poema que nos presentas.
    Francamente, a ambos los considero una melodiosa arenga de ánimo y de esperanza para cualquier ser humano frente a la vida. Tu versión está actualizada a los tiempos que corren y por lo tanto, la siento más cercana.
    He disfrutado leyéndolas las dos.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Me ha acompañado este poema a lo largo de mi vida y me ha ayudado siempre...
    De Rudyard Kipling también he leído la novela "Capitanes intrépidos" en la que se basaron para hacer una película dirigida por Victor Fleming y protagonizada por Spencer Tracy, Freddie Bartholomew, Lionel Barrymore, Melvyn Douglas, Mickey Rooney. Te la recomiendo y la novela , por supuesto.Seguro que ya la conoces, pero por si acaso...
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. http://www.youtube.com/watch?v=YZVkSIhceJ4&list=UUebwkiHnanyNUi8SVGHTrIQ&index=4&feature=plcp

    ResponderEliminar