Amigos Navegantes:

sábado, 29 de junio de 2013

I RECITAL SIERRA MORENA DE POESÍA - BAÑOS DE LA ENCINA 8 de junio de 2013

Después de las agonías de fin de curso y otras obligaciones, retomo este puerto de poesía, ya era hora, para dejar la reseña del I RECITAL SIERRA MORENA DE POESÍA al que me cupo la satisfacción de asistir en el precioso y emblemático pueblo de BAÑOS DE LA ENCINA (Jaén), junto con una extensa y valiosa nómina de compañeros y compañeras poetas del grupo POETAS DE SIERRA MORENA(picar para entrar el su blog), con los que me alegré de compartir ese encuentro tan especial y además la Antología que se ha editado con los poemas de los participantes.  Agradezco de corazón a Nana Smith, Juani Muñoz y demás organizadores por su buen hacer y atenciones para con todos y a Nana otra vez y a Isabel G. Giménez por el trabajo y el cuidado que han puesto en la coordinación de esta antología de la que reproduzco la portada, contraportada y lista de poetas.  A continuación de estas fotos enlazo los poemas que recité, pongo algunas fotos y una lista de vídeos grabados por mí y otros participantes..


El primer poema que recité ya figura en este blog, está dedicado a Antonio Machado, data de 2004 y lleva por título:
(picar para leer la entrada correspondiente). 

Recientemente, este poema ha sido recogido por don Antonio Chicharro Chamorro, catedrático de literatura de la Facultad de Letras de Granada, en el blog BAEZA LITERARIA (picar para entrar), toda un joya en la red con un información copiosísima y valiosísima sobre Antonio Machado y su relación con Baeza.  El vídeo de esta recitación a continuación:

El segundo poema lo escribí a propósito para el encuentro, pensando en esa imagen épica del castillo de Baños de la Encina, "un barco entre un mar de olivos". Dejo aquí el vídeo y a continuación el texto.


PARA QUÉ SIRVE UN CASTILLO
   (Abril 2013)



Si no es de naipes,
si no es de arena de playa,
si no es de plástico hinchable,
si no es de fuegos artificiales,
ya se sabe lo que cuesta levantar un castillo…
Tanto muro, tanta torre, tanta almena,
tantas almas en vértigo andamiadas,
tanto pulso de manos encallecidas
cincelando las piedras angulares,
tanto sudor, tanta lágrima hecha piedra,
tanta sangre amasando la argamasa,
siempre en el cerro más alto y escarpado.

Ya se sabe que un castillo no dura para siempre,
que no resiste el asedio de las huestes del tiempo
que no hay muralla que no se desmorone
ni torre que los años no derritan;
que los siglos devoran sin pausa
los contrafuertes, las barbacanas,
los torreones, los matacanes,
las banderas, los estandartes más gallardos…

Ya se sabe que un castillo
no sirve ni defiende para nada,
que nunca es inexpugnable,
que se rinde a  las torres de asalto
de las empresas que organizan
las cenas y los mercados medievales,
que se expone a los saqueos
de las cámaras fotográficas japonesas,
a las plagas de los turoperadores
o a los arietes de los peoncitos espías
de los mapas de Mister Google,
o a las catapultas de los parques temáticos
que secuestran los castillos verdaderos
y los clonan en azúcar rosa y azulón…

Ya se sabe… pero todos también sabemos
que no se puede, sin echar mano a un castillo,
cantar romances de bravos caballeros,
de reinos perdidos y amores de frontera,
contar leyendas de reyes, de magos, de camelos…
Ni escribir cuentos de princesas de trenzas largas,
de princesas blancas, cenizosas o dormilonas,
que no se podrían cultivar sin castillos
las flores pasteles de la fantasía
que tanto nos han alimentado…

Pero tú y yo sabemos sobre todo
que no se puede resguardar el alma
ni curar sus heridas de guerra,
ni volver a ensamblar sus cristales rotos
sin refugiarse, sin construirse
de vez en cuando un castillo interior
con el canon del Temple o del Carmelo;
sin levantar una muralla siquiera sutil,
siquiera de gelatina con fecha de caducidad;
sin cercar un patio de armas
donde velar las propias a la luz de la luna,
donde alzar nuestra propia torre de homenaje
y sentirnos seguros despegados del suelo,
dominando el horizonte del campo de batalla;
donde  un emperador celeste y luminoso
nos arme caballeros, nos infunda valor
y nos otorgue la sufrida, la alta misión
de ensanchar la frontera de la nobleza pura
enfrentando las mesnadas negras,
sean de dragones, de gigantes o molinos.



Finalmente, de esto no hay vídeo, recité este poema de protesta-broma-indignación que titulé "POESÍA BAJO SOSPECHA"; los tiempos que corren nos hacen a todos indignados por uno u otro motivo y siempre es mejor reir que llorar... El motivo fue una anécdota que me ocurrió en una caja de ahorros al ir a hacerle a Nana Smith el ingreso por los ejemplares de la antología que le había encargado. Reproduzco en fotos el poema y el recibo del pago que me dio pie a escribirlo y como ya se explica en él, no lo hago aquí.
(Picar para ver en grande)





El recital estuvo acompañado por un fin de fiesta con flamenco del bueno y música tradicional con la Rondalla "Los Almendros", por buena gastronomía serrana y una visita turística que realizamos al pueblo los rezagados al día siguiente, a la que corresponden estas dos fotos de familia, una con el castillo al fondo y otra dentro del mismo, con Mª Luisa, José Mª Lopera e hija, Juani Muñoz y Pedro Javier Cortés Zafra y señora, a quienes me he alegrado entrañablemente de conocer.  En una próxima entrada publicaré una lista de reproducción de vídeos realizados por mí y por otros participantes. 
El recital lo mereció y creo que nos dejó a todos un recuerdo imborrable de la gente con la que compartimos poesía y música y de este pueblo precioso de Sierra Morena, a medio camino de Castilla y Andalucía.




9 comentarios:

  1. Amigo José, compañero de letras... es un placer visitar tu puerto de poesía y quedarme un rato leyendo tus post.

    Felicitaciones por la entrada de post tan bonita, emotiva, poética y cultural...
    Besos de luz y un abrazo fraterno.

    MA.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mª Angeles, disculpa la tardanza, tengo un poco abandonado el blog. Gracias por tu visita y tus elogios. Ya sabes que tienes un lugar reservado en mi corazón. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Excelente crónica de un evento que como bien dices quedará grabado a fuego en nuestra memoria. Te felicito por estos poemas que compartes, amigo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias con retraso, Juan, amigo. Me he alegrado de compartir contigo el recital de Baños y de haber coincidido también en tu tierra. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Te felicito por esta entrada magnifica, el poema que registraste me ha gustado muchísimo, además querida darte las gracias porque al llegar a mi blog te he visto como seguidor, te ruego me disculpes si no te he devuelto la visita antes, he estado con el blog inactivo, ahora lo retomo y querida dejar constancia en el tuyo de lo que me alegrado tu visita
    Un abrazo
    Stella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Stella, disculpa tú también la tardanza en contestar. Me despisto con el blog y con los comentarios, no me avisa el correo como antes. Me alegro de que te haya gustado y espero visitarte de vez en cuando. Un abrazo.

      Eliminar
  4. José Puerto aquí me tienes
    arribando a tu puerto de poesía.
    me a encantado leerte y darte
    mi felicitación y enhorabuena.

    Un abrazo José, como verás
    te saludo en verso.

    Rosario Ayllón

    ResponderEliminar
  5. José Puerto amigo
    aquí estoy arribando,
    a tu puerto de poesía
    es hermoso y bello.
    me gusta tu puerto
    deseo arribar en él.

    En tu puerto me perdí
    no encontré el barco
    que con destino cogí,
    rumbo a tu amistad,
    me llegó la noche y
    en el puerto me dormí.

    Abrazos.

    Rosario Ayllón.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosario, paisana anclada en Cádiz. Me alegré mucho de conocerte y celebro que te haya gustado este rincón poético. Te agradezco estos versos tan sentidos y elogiosos. Un fuerte abrazo y te deseo lo mejor. Un fuerte abrazo.

      Eliminar