Amigos Navegantes:

viernes, 5 de octubre de 2012

MI POEMA PARA EL CAMBIO

Como anuncié en una entrada anterior, el sábado pasado participé en "La Casa Azul" de Córdoba en un recital englobado dentro del movimiento 100.000 POETAS POR EL CAMBIO que en estos días mantiene actos similares por todo el mundo. Fue organizado por mi amigo Tomás Illescas y junto conmigo participaron poetas del grupo de "Poetas Andaluces de Ahora" como Amaya Martín, Lola Fontecha, Mª Angeles Asensio, Virtudes Reza o Francisco Velázquez. , 


El poema que dejo aquí fue hecho a propósito para este recital. Habrá quien piense que soy demasiado idealista y yo no le llevaría la contraria, pero puestos a pedir... Para mí el cambio inminente, aunque aún pendiente, es el del cambio de conciencia, el que, individuo a individuo, provoque que la humanidad entre en una nueva era, en una nueva vibración que reúna nuestra mitad divina y nuestra mitad humana, nuestra conciencia ecológica y a la vez espiritual, en personas renovadas capaces de resolver creativa y solidariamente cualquier problema o necesidad política, económica, organizativa... Capaces en suma de construir un mundo en el que valga la pena vivir.


 “YO TENGO UN SUEÑO…”



Como el negro Martin Luther King, yo tengo un sueño
que me ronda y me crece más vivo cada noche
y me amenaza con ver conmigo amanecer.

Me veo recién plantado en una tierra nueva
al otro lado diáfano de todas las fronteras,
en una heredad brillante y fértil donde reina
como dueña y señora la madre clorofila,
en donde las verdades cereales de la savia
las miradas, las bocas, los estómagos colman
y socaban, devoran los antiguos decretos
oscuros y concretos de asfalto y de cemento;
donde se agrandan patios rebosantes de luz
estallantes de flores y dones hortelanos.
Es una tierra enhiesta en una vibración nueva
de energías sin cargo de codicia ni inmundicia
que repiten al astro dorado y que rezuman
del viento, del agua inquieta, de la matriz de Gaia
 y del miocardio noble de cada ser humano.

El lugar de mi sueño es un mundo habitado
por humanos señores de su propia conciencia
y artesanos peritos en el sexto sentido
que será el más común de todos los sentidos;
es un lugar sin dioses donde Dios es la suma
de muchos seres francos de ojos transparentes,
de gesto dulce y manso y de mano siempre abierta
donde más que mi miedo, mi ombligo y mi intestino,
importan los sudores de nuestras frentes tersas
e importa la certeza de que sepamos quién somos
qué vinimos a hacer y hacia dónde va el camino…
  
Sueño una gran aldea donde todos se conocen
sin tratarse por títulos  pues todos son familia…
Es un lugar en donde hace lustros se fundieron
las soberbias colosales,  los poderes maléficos
que ostentaban impunes los altos rascacielos,
una tierra de gente encendida a ras de tierra
que ya nunca jamás quiso vivir amontonada;
y veo abrirse el pecho de las ciudades grises
en ágoras inmensas con columnas forjadas
con el plomo guerrero y el bronce de cañones,
donde nos reuniremos  a meditar en masa,
crítica, celebrando el laurel de la creación,
a conectarnos y a pronunciar antiguos mantras,
oraciones potentes de hágase  y  así sea;
y a concordar con pocas, con muy pocas palabras
de buen entendedor las muy escasas leyes
que apenas son precisas entre gente de ley.

Yo tengo un sueño más vivo y largo cada noche,
que me amenaza con quedarse a desayunar
y a echar el día entero conmigo y con vosotros…

8 comentarios:

  1. Bello poema mi querido José, yo también he participado en este evento.
    SONETO JUSTICIA

    La gente en sus despojos desolada
    tanto llora que implora la justicia;
    se ahoga en la miseria con codicia
    de la gente que está desesperada.

    Unos son tan estúpidos, bobada,
    que prospera con ira y con malicia
    la desesperación es la impericia
    de gobiernos con gula desatada

    Tanto hambre es el que pasan, que se callan
    pobres, atenazados y sin vidas
    bajo el jugo político hoy encallan.

    ¡Ay mi pueblo! en las tristezas convidas,
    los días con sus horas ,nos batallan
    Engordan con los pobres y con bridas.

    Sor.Cecilia Codina Masachs

    Te dejo un beso de ternura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sor Cecilia, tan lejos como estamos y tan cerca, tan en sintonía. Le agradezco de corazón su visita y que me haya dejado este hermoso y rotundo soneto escrito en el mismo aliento de tantos poetas como estos días han sembrado el aire de versos de cambio. Hermana, un abrazo largo, largo cruzando el Atlántico.

      Eliminar
  2. Hola José, como te comenté, vengo a avisarte que ya puedes escuchar la grabación de tu bello poema.
    Ha sido un placer realizarlo y espero que sea de tu agrado. La música es elección de Ruth, como en cada una de mis grabaciones.
    Un fuerte abrazo admirado.

    http://beatrizsalas10.blogspot.com.es/2012/10/jose-puerto-cuenca-soneto-al-colegio.html

    ResponderEliminar
  3. Querio amigo me encanta tuu poema, y que lo hayas escrito por una causa justa. Espero que nos veamos pronto y me cuentes tu experiencia. Por cierto el soneto de sor Cecilia precioso. Un abrazo. Conrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conrado, amigo poeta. Celebro que te guste y yo también espereo que nos veamos pronto y nos pongamos al día. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Es el sueño de todos, José...muy bonito poema, por cierto y en todo lo loco o audaz que puedan parecer nuestros deseos...estos salen de adentro ...del más íntimo recurso que tiene el ser humano...la imaginación. Comparto tus deseos...
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ceciely. No sabes como le pone el vello de punta a este Alonso Quijano, y como celebro tener a un Dulcinea canadiense soñando en paralelo conmigo, con tanto océano de por medio... No sé si amanecerá antes por ésas o estas latitudes, eso será indiferente, lo que espero es que pronto empecemos, al menos empecemos... a ver amanecer. Un abrazo y me quedo conectado a tus sueños.

      Eliminar
  5. Gracias Jo´se por tu invitación, como regreso a España, porque allí se publica mi libro, podremos estar más en contacto.
    Seguro que en algún evento nos encontraremos.
    Mil gracias.
    Con ternura.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar